“Ubíquese usted, señor Bolillo”

Panamá volvió a perder ante Costa Rica. Súmele otro año al maleficio. Para cuando los volvamos a recibir, ya van a ser 25 años sin poder vencer a los ticos como local en eliminatorias (claro, siempre y cuando clasifiquemos a la siguiente hexagonal).
Pero esto no parece ser un problema para el señor Hernán Darío Gómez.
Es más, osado aquel que piensa diferente. O como me dijo El Bolillo, dirigirse al departamento del ubíquese. Pero con todo respeto señor Gómez, el que tiene que ubicarse es usted mismo. Sí, usted, el de los cuatro mundiales.
Que Costa Rica tiene más historia, mejor liga, mejores jugadores, eso ya lo sabemos. Que Costa Rica es el favorito y el grande del área, también. El problema es cuando se repite ese discurso una y otra vez por más de 20 años, porque al final terminas adoptando como propio todo ese guion y qué lío después quitarse esa mochila de conformismo que tan cómodamente lució usted sin pena alguna en la noche del martes en conferencia de prensa.
Lástima que fueron los jugadores los que se trajeron la autocrítica y no el comandante del barco.
Expresiones como: reaccionamos tarde, no fuimos el Panamá que aprieta y que jugamos cohibidos fueron todas reconocidas en zona mixta por los jugadores, menos por usted, que insiste en querer que hablemos de cómo se emocionó en el himno, y no de lo que realmente sucedió en cancha. Y es que apostó al empate de local, y eso en eliminatorias en la mayoría de los casos se paga caro. Dice que Costa Rica no fue superior a Panamá. ¡Mentira! Los ticos manejaron el partido a su antojo, acelerando y frenando de acuerdo al ritmo del partido. Panamá se acordó de atacar solo cuando ya estaba abajo 2-0. Fue más reacción que propuesta. Y le recuerdo que el camino al Mundial pasa por ganar en casa, y eso usted lo sabe muy bien, si no desempolve la ruta que tomó cuando estuvo con Ecuador. Y no me venga con que fue Eric Davis quien metió a Costa Rica en su cancha, cuando todos sabemos que fue El Matador Tejada y los mismos ticos quienes se tiraron atrás a cuidar la ventaja, dado que el trabajo en el arco rival ya estaba más que listo. Dice usted que la cancha no estaba para juego de posesión, entonces para qué apostó con la formación de cinco volantes que utilizó en Jamaica. En casa, y usted lo sabe porque siempre lo repitió, “los viejitos” Blas y Tejada son su mejor apuesta y simplemente no se la jugó. Claro, reconozco que en Jamaica usted fue el vencedor. Aunque muchos demeriten al contrario caribeño, lo cierto es que ganó la batalla táctica con elementos como Pimentel, que al final demuestran que con un poquito más de trabajo con los jugadores de la liga local, poco a poco vamos forzando ese tan necesario recambio generacional. Por esto y por muchas cosas más, le digo con todo respeto que el que tiene que ubicarse es usted, señor Gómez. No contribuya a la mediocridad y conformismo, que fue exactamente eso lo que nos llevó a celebrar una derrota como triunfo ante México hace 15 años y eso no debe ocurrir nunca más.

Alexander Da Silva – La Prensa.