Chelsea golea y se pone a un triunfo de ser campeón

 

C_VQCaNXkAAJMNU

Al Chelsea ya le han tomado las medidas del traje de campeón y le queda como un guante. El Tottenham se quería ‘colar’ en el probador pero perdió la vez ante el West Ham. Los ‘blues’ ya preparan una fiesta que tenían señalada en su calendario desde invierno. Tenían el champagne enfriando y el ‘We’re the Champions‘ buscado pero les faltaba ponerle fecha a la celebración. En The Hawthorns, ante el West Bromwich, el equipo de Conte podría cantar el alirón. Tres puntos les separan de ser campeones tras jugar (3-0) con el Middlesbrough. Ampliaron a siete puntos su ventaja sobre los ‘spurs’ en un partido comodísimo, en el que se contuvieron para no machacar a su rival. El ‘Boro’ se va a Segunda sin Karanka y después de un triunfo en los últimos 18 partidos. Han tenido única alegría desde Navidad. En el Bridge ni pudieron alimentar su sueño. El Chelsea no da opciones.

Los ‘blues’ agarraron el liderato en la undécima jornada y no lo han soltado. No han dado opción a nadie. Ni a City, ni a United, ni a Liverpool… El Tottenham se les acercó por sus resbalones ante Crystal Palace y United pero sólo les vio desde lejos. Ni les olió. Conte se inventó el 3-4-3 dibujando una roca imposible de partir para sus rivales que ha marcado un ritmo infernal, inaguantable. Una máquina a la que le ha sobrado competitividad y en la que los futbolistas españoles han sido claves.

Sin Kanté, Cesc Fàbregas cogió los mandos y llevó el Chelsea al triunfo. Suyo fue el balón, el control, la llave. Encontró a Diego Costa en un esférico filtrado que no le contó como asistencia por tocar en una defensa. El punta hispanobrasileño batió a Guzan celebrando su vigésimo tanto en la Premier igualando los que logró en la 2014-2015, el último curso en el que los ‘blues’ fueron campeones. El muro del ‘Boro’ se cayó con una simple brisa. Al primer contratiempo.

La ‘Spanish party’ continuó con Marcos Alonso. Su internada y su chut entró por debajo de las piernas de Guzan. Antes se había encontrado con el larguero en un voleón que abrió el partido. Sus apariciones por el carril izquierdo del Chelsea son fulgurantes, letales. Ya ha ‘mojado’ en seis ocasiones. La defensa del ‘Boro’ únicamente podía achicar agua. Cerrarse y rezar. Negredo y Adama estaban aislados, solos, sin opciones. La tónica habitual de un equipo que ha sido el menos goleador de la Premier. Una sequía que les manda a Segunda.

Las ocasiones azules se multiplicaban. Hazard, David Luiz y Cesc tocaron en el área sin oposición hasta que el medio español regaló el tanto a Matic. Su décima asistencia del curso. Ha alcanzado los dos dígitos en pases de gol en seis cursos diferentes. De récord.

El Bridge comenzó con los homenajes. Terry entró para ser ovacionado. El Chelsea despachó al ‘Boro’ como ha ganado la Premier: dejando su portería a cero y siendo un martillo en el área rival. No tuvieron ni que acelerar, ni que apretar. Esos han sido los ingredientes de su éxito, de su triunfo. Una fórmula ganadora. Abramovich sonreía viendo a Conte, un técnico que va camino de tumbar todas las marcas en su campaña inaugural en el Chelsea como hiciera Ancelotti en su primer curso de azul. Y aún opta a un doblete que también logró Carlo. La quinta Premier del club londinense desde que el magnate ruso manda en el Bridge está ya encargada. Ya se sienten campeones. Los ‘blues’ ya paladean el título. No se les puede atragantar. Ni escapar.

Vía: Marca