Nadie es más rápido que los africanos.

Los africanos coparon ayer el podio de la San Silvestre de Sao Paulo, la principal carrera de calle de América Latina, con victorias para el keniano Stanley Biwott y la etíope Yimer Ayalew.

Biwott, campeón del maratón de Nueva York de este año, llegó a la línea de meta en 44 minutos y 31 segundos.

Detrás de Biwott llegaron otros tres africanos: los etíopes Leul Aleme y Feyisa Gemechu, así como el keniano Edwin Kipsang.

Vía: El Siglo