Rusia a la espera de si va o no a Río 2016

14689331795470

El Comité Olímpico Internacional aguardará a la decisión del Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS) del próximo jueves para pronunciarse firmemente sobre la decisión a adoptar con Rusia de cara a los Juegos Olímpicos de Río, aunque parece lejana la exclusión del país europeo en bloque de la cita olímpica.

De hecho, una de las primeras medidas a tomar ha sido la investigación de si sería legal o no aquella medida tan tajante. No obstante, el máximo organismo del deporte olímpico, reunido por videoconferencia, expresó por boca de su presidente Thomas Bach la mayor de las repulsas a lo sucedido, que es “un ataque sin precedentes a la integridad del deporte y de los Juegos Olímpicos”. Además, animó a Richard McLaren, el profesor de leyes de la Universidad de Ontario que ha liderado la investigación, a completar su trabajo y que saque a la luz los nombres de cuantos deportistas puedan aparecer en sus pesquisas, con especial incidencia en los Juegos Olímpicos de Sochi 2014, y sobre todo de aquellos cuyas pruebas positivas hicieron desaparecer las autoridades del país.

Las medidas adoptadas por el Ejecutivo son, principalmente, la constitución de una comisión disciplinaria encabezada por el francés Guy Canivet para explorar todas las posibles sanciones, de la colectiva a las individuales, decisión que se tomará después de conocer el fallo del TAS; la negativa a organizar cualquier evento en Rusia, incluídos los Juegos Europeos 2019, hasta que se solucione el problema, decisión que intentarán que adopten todas sus federaciones, aunque no peligra en principio el Mundial de fútbol, pues hay tiempo para arreglarlo. No serán acreditación de los oficiales rusos en Río, y entre ellos el ministro de deportes Vitaly Mutkó. Se procederá al análisis de todos los test antidopaje de los deportistas rusos de que disponga el COI.

Estas medidas serán revisadas en el Comité Ejecutivo del próximo diciembre.

Además, se mantiene la condición especial que deroga la presunción de inocencia de los deportistas rusos respecto al dopaje, lo que se traduce que para participar en cualquier evento tendrán que demostrar su limpieza previamente y voluntariamente.

MARCA