La Honduras de Pinto queda fuera

 

Se acabó el sueño de Honduras para el Mundial. Australia goleó merecidamente al Catracho en Sidney con tres goles de Jedinak y la sensación de que en ningún momento tuvieron rival enfrente.

Desde los primeros instantes de juego, los de Ange Posteglou encerraron a Honduras en su campo, incapaces de dar más de dos pases seguidos al otro lado de la línea divisoria y con el objetivo de marcar un gol totalmente olvidado.

El Catracho se limitó a dejar pasar los minutos esperando, quién sabe, un milagro al contraataque, aunque ni por esas llegó a inquietar a un Ryan que tendrá pocos partidos más plácidos en su carrera. Con Mooy y Behich en la sala de máquinas australiana, los socceroos fueron superiores desde los primeros compases ante una Honduras pasada de revoluciones, con Elis más pendiente de buscar trifulca y el Choco Lozano totalmente desapercibido.

El plan hondureño, si es que tuvo alguno, salió bien hasta el descanso. 45 minutos les separaba de estar en Rusia pero su juego indicaba que estaba mucho más lejos de lo que parecía. Poco tardaría Australia, alentada por un ANZ Stadium a reventar, en bajar a la tierra a los centroamericanos. Una falta al borde del área fue la culpable. Jedinak disparó potente y el balón tocó en Figueroa, desviando el balón lo suficiente para que Australia se pusiera por delante.

Lejos de venirse arriba en busca del gol, Honduras se limitó a soltar algún pelotazo sin destino frente a una zaga australiana que nunca sufrió. Tim Cahill avisó con un complicadísimo remate de cabeza que no acabó siendo un golazo de bandera porque lo evitó el travesaño, pero los visitantes no reaccionaban. Pasado ya el minuto 70 de juego, Pitana quiso tener su cuota de protagonismo. El árbitro argentino señaló un penalti por una mano de Acosta, que sí parece, y Jedinak no falló desde los once metros pese a que Escober adivinó sus intenciones.

Con Honduras desarbolada y Australia haciendo cada vez más daño a la contra llegó el tercero. Un pase a la espalda de la defensa sirvió para que Kruse se plantara frente al portero, siendo derribado claramente por Palacios. El árbitro señaló pena máxima pero, incomprensiblemente, no echó al defensor. Jedinak completó su primer ‘hat-trick’ con los socceroos lanzando por el medio y sellando definitivamente la presencia australiana en Rusia.

El tanto del honor llegaría en el 93’, en medio de la fiesta local, tras un barullo en el área que aprovechó Elis en lo que fue el primer y único disparo a palos de Honduras. Australia se queda así con la penúltima plaza para el Mundial 2018, que será la cuarta cita mundialista a la que acuda el veterano Tim Cahill. Honduras, por su parte, deberá conformarse con verlo por la televisión tras una imagen insuficiente para colarse entre los mejores.

 

Vía AS