Noche mágica en el Santiago Bernabéu para el Madrid

 

Real Madrid ganó a lo Madrid, marcando goles imposibles cuando su rival mejor jugaba, con Cristiano Ronldo apareciendo en medio de la angustia y reclamando la autoridad del campeón de la Champions League. PSG soñó con una mejor fortuna pero le faltó suerte y acabó desmoronándose.

Antes del minuto 5 ya sufría el PSG con las llegadas de Marcelo y Kroos, clarísima la del alemán exigiendo al arquero Areola.

Seguía arriba al 27 el local, con un tremendo pase de Marcelo, impecable remate e Cristiano y al jugarse la vida el arquero recibió todo el golpe en la cara.

Pero PSG se sacudió y al 29 llegó con Neymar, en exceso individualista para intentar el gol y dejar un remate muy débil.

Parecía que habría sorpresa en el Bernabéu cuando Rabiot apareció al 32 para aprovechar primero la falla de Marcelo y en el cierre preciso de Nacho a Neymar acabó tomando el rebote y celebrando su gol.

Al 37 lo tuvo Cristiano de frente al arco de zurda y le salió desviado y un minuto después lo tuvo Cavani en una asistencia en el área de Neymar, pero su remate fue tan cruzado que se fue cerca del palo.

 Otra vez al 43 provocó Benzema una volada tremenda del portero de PSG. Iban cuatro llegadas del local, que mostraba en Champions su mejoría en la Liga.

Vendría una falta, sutil, pero falta al fin, sobre Kroos en el área que puso en los pies de Ronaldo la igualdad al 44. No falla el portugués desde los 11 pasos.

En el reinicio, Isco por abajo lo intentó al 61 y cerró perfecto el arquero para evitar el remate de Benzema. Pero se fue fundiendo el local y PSG soñaba con una ventaja que desaprovecharon Neymar, Mbappé y Rabiot, usando pases profundos que hacían sufrir a Varane y Ramos.

La suerte, sin embargo, parece ser propiedad del Madrid, más en Champions: Asensio acabó siendo la alternativa en ataque, pues su centro le rebotó a Cristiano al 82 y al 85 apoyó a Marcelo, quien resolvió la angustia ‘a lo Madrid’, con un remate cruzado inatajable.

Por PSG apenas Mbappé se animó a arañar algo más en el Bernabéu.

Así, un 3-1 de ventaja para viajar a París, no es ni mucho menos mala renta para Real Madrid.