Diez turistas muertos en un atentado suicida del IS en el centro turístico de Estambul

Una explosión ha sacudido la plaza de Sultanahmet, en el centro de Estambul, una de las zonas más turísticas de la ciudad. El atentado ha causado al menos 10 muertos y 15 heridos, según ha confirmado el Gobierno de Turquía . “Al menos ocho de las 10 víctimas mortales son alemanas”, ha confirmado la canciller alemana Angela Merkel. La novena víctima es peruana, tal y como ha confirmado la ministra de Exteriores de este país. Entre los heridos, hay al menos nueve ciudadanos alemanes, un noruego y un peruano‘.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que se ha dirigido a la nación a través de la televisión, ha informado en un primer momento que el autor del atentado “es un terrorista suicida de origen sirio” nacido en 1988. Sin embargo, poco después el primer ministro turco Davutoglu ha afirmado que el terrorista es un “miembro extranjero del Estado Islámico” (IS) y que había atravesado la frontera desde Siria. Davutoglu ha añadido que el sospechosos no estaba incluido en la lista de sospechosos de pertenecer al IS.

La agencia DHA había previamente identificado al terrorista como Nabil Fadl y asegurado que nació en Arabia Saudí.

Mientras los investigadores analizan el tipo de explosivo utilizado, fuentes policiales han asegurado a Reuters que es “altamente posible” que el Estado Islámico esté detrás del ataque. Ante la gravedad del atentado, el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, ha convocado una reunión de urgencia en Ankara.

Los medios turcos ya adelantaron esta mañana que un terrorista suicida había detonado su carga explosiva cuando se acercaba a un grupo de turistas junto a la mezquita de Sultanahmet, también conocida como la Mezquita Azul. El estallido tuvo lugar cerca del Obelisco egipcio del hipódromo, junto a la entrada de famosa mezquita.

Según relatan testigos, el fuerte estallido se ha oído en todo el centro de Estambul. La policía ha evacuado la zona y ha cerrado el acceso a la plaza. Sultanahmet es el barrio donde se encuentra, entre otras, la famosa Mezquita Azul y Hagia Sophia, dos de las principales atracciones turísticas de Turquía.

Unos 12 millones de extranjeros visitan la ciudad de Bósforo al año. Como medida de precaución, Alemania y España han pedido a sus ciudadanos que eviten los lugares turísticos en Estambul. Por su parte, el Ministerio de Exteriores español ha asegurado a EL MUNDO.es que “no hay constancia, por ahora, de españoles afectados”.

Durante las horas posteriores al atentado terrorista la información ha sido confusa. De hecho, según varios medios, un juez ha emitido una orden para censurar toda imagen de las zonas afectadas por la explosión, un paso que ya viene siendo habitual por parte de las autoridades turcas, como ya hicieron en la masacre de Ankara.

Muchos países se han apresurado a condenar el ataque. Especialmente contundente ha sido la respuesta de Angela Merkel, que ha llamado a tomar “acciones decisivas contra el terrorismo internacional, que ha mostrado su peor cara”. El presidente turco ha afirmado que el atentado de hoy muestra, una vez más, que hay que “estar unidos contra el terror”. “Turquía es el primer objetivo de todas las organizaciones terroristas que actúan en la región porque luchamos contra ellas de forma decidida”, añadió.

Turquía ha sido escenario frecuente de atentados, reivindicados por distintas organizaciones terroristas. El pasado 10 de octubre, alrededor de un centenar de personas murieron en un atentado en Ankara.

Vía: El Mundo