Packers vs Vikings, partido de ganar o morir.

Los Vikings de Minnesota y los Packers Green Bay se enfrentan por el título de la División Norte de la Conferencia Nacional, y en el último partido de la temporada regular.

Vikings y Packers se medirán el domingo por la noche en el horario televisivo de mayor audiencia para la liga, en el Lambeau Field y bajo el frío de enero. El ganador obtendrá el tercer puesto para los playoffs de la Nacional y una sensación de satisfacción que perdurará de cierta forma al menos hasta el próximo otoño.

El perdedor deberá salir de casa al inicio de la postemporada como equipo comodín, con la inevitable amargura de ver al acérrimo rival apoderarse de la división.

Esto no es nada nuevo para Green Bay, que busca su quinta corona divisional consecutiva. Por tercer año en fila, los Packers llegan al último partido de la temporada regular con la división en juego, tras vencer a Chicago hace dos campañas y a Detroit en la pasada.

“Por algo cambiaron nuestro encuentro para el domingo por la noche”, indicó el coach de los Packers, Mike McCarthy. “es un duelo atractivo. El ganar la división es importante, pero al avanzar a los playoffs es lo máximo. Si habíamos aspirado a tener un encuentro al estilo de postemporada que nos preparara para los playoffs, la noche del domingo jugaremos uno”.
Como siempre, una clave será la capacidad de la defensiva de Green Bay de frenar al running back Adrian Peterson, que se enfila a su tercer título de yardas terrestres seguido. Otro factor será la manera en que los Vikings lidien con la presión de jugar en Green Bay.

“Uno no puede permitir que el juego se torne en algo demasiado grande”, aseveró el quarterback de Vikings, Teddy Bridgewater. “No necesitamos hacer nada extra, no tenemos que ponernos el traje de Superman y la capa a la espalda. Sólo tenemos que hacer nuestro trabajo, y hacerlo bien”.