BLOG: Un Rayo y un Tiburón humanizaron a los dioses

Diego Castillo Blog

“No te puedes poner ningún límite, no hay nada imposible”. Usain Bolt.

“Lo que he hecho es enseñar a la gente que lograr lo que quiere es posible” Michael Phelps

 

El 21 de agosto de 1986 Jamaica fue testigo del nacimiento del hombre más rápido del mundo sobre la tierra, el 30 de junio de 1985 nace en USA, el hombre más rápido del mundo sobre el agua.

 

Como si fuera de un comic estos dos hombres llegaron a la tierra hace más de 30 años a deslumbrar a la humanidad, acostumbrada a ver atletas y no dioses en las competencias deportivas.

 

En sus inicios el rayo jamaiquino no encontraba el amor sobre el atletismo, de niño se inclinó por el cricket y el baloncesto hasta que Asafa Powell hoy compañero de equipo lo convenció de dedicarse al atletismo. Lo mismo pasaba con Phelps, practicando deportes típicos de los norteamericanos como béisbol, fútbol americano y baloncesto. A los 7 años inicio su camino en la pileta para huir de las discusiones familiares que lo rodeaban.

 

El génesis olímpico de Usain Bolt arranca en Atenas 2004 con apenas 17 años y ostentando el titulo mundial de 200 planos en la categoría juvenil, le tocó conformarse con un modesto 34to puesto. Para el tiburón de Baltimore su camino durante Juegos Olímpicos inició en el 2000 cuando ocupó el 5to lugar en los 200 mariposa con apenas 15 años.

 

Posterior a su debut olímpico Bolt empieza a sufrir de escoliosis, razón de muchas lesiones durante el año 2004 y 2005. En cuanto a Phelps meses después de Sidney 2000 se convertiría en el nadador más joven en poseer un record mundial con apenas 15 años y nueve meses.

 

Como si fuera de película en 2005 durante los mundiales de atletismo Usain vuelve a lesionarse durante la competición, en ese momento su entrenador decidió que debía prepararse para pruebas de 400 metros. Para el norteamericano la película era aún mejor, en 2001 se convertía por primera vez y con apenas 16 años en campeón mundial de los 200 mariposa.

 

Usain Bolt vuelve a incursionar en las pruebas de velocidad para reducir cargas de trabajos. Michael Phelps para el 2004, su segundo Juegos Olímpicos prometió al mundo conquistar las 7 medallas de oro de Mark Spitz en una cita olímpica, fracasando en el intento. Alzándose solo con seis oros y dos bronces.

 

En 2007 Usain Bolt demuestra sus verdaderos quilates al romper el record nacional de Jamaica en 200 planos que permanecía vigente desde hacía 36 años y obteniendo la medalla de plata en los mundiales de Osaka. El norteamericano en 2007 terminaba los campeonatos del mundo con 7 oros demostrando que era posible la hazaña de obtener 8 oros en los Juegos Olímpicos de Beijing.

 

Llegaba el 2008 y Beijing no solo iba a deslumbrar como ciudad sede, un rayo desde el caribe llegaría con tres oros en el atletismo olímpico en 100, 200 y 4×100 metros, aún más sorpréndete la imagen de Bolt celebrando los 100 metros antes de llegar a la meta. Michael Phelps llegaría a la capital asiática cumpliendo con las expectativas, con dos carreras épicas en 100 mariposa y el relevo 4×100 libre, alcanzaría 8 medallas de oro y superaría a Mark Spitz como el máximo ganador de medallas de oro en una misma edición de Juegos Olímpicos.

 

Londres, recibía al jamaiquino que no defraudaría a sus fanáticos. Está vez se convertía en la primera persona en defender los títulos olímpicos en 100 y 200 metros, adicional obteniendo un record del mundo en los relevos 4×100 metros. El mejor nadador de la historia llegaba con una de sus peores preparaciones para unos Juegos Olímpicos debido a la fama obtenida luego de 2008, pero esto no fue impedimento para que Phelps terminara su participación volviendo a demostrar que aún tenía nivel para competir. Luego de Londres terminaría acumularía en su palmares un total de 18 de oro, 2 platas y 2 bronces, esto le convertiría en el máximo medallista olímpico de la historia.

 

Antes de Rio, Bolt bajo su ritmo de competición debido a su edad, ya no podía competir en tantos eventos como lo venia haciendo durante años. Phelps cayó en el retiro acompañado de una depresión que lo llevó a rehabilitación por excesivo consumo de alcohol, pero un giro en la vida lo llevó a formar una familia meses antes de Rio y logró enfocar lo que fue la mejor preparación de su vida para uno Juegos Olímpicos.

 

Con casi 30 años Usain Bolt aterrizaba en Rio con dudas por “posibles” lesiones unos meses antes, pero nuevamente se llevaría la triple corona de la velocidad y se convertía en el único corredor en la historia en repetir oro en tres ocasiones en 100, 200 y 4×100 metros. Los 31 años de Phelps en Rio lo hacían un veterano de la natación, luego de un cierre dramático para su carrera se convertiría en el atleta más longevo en obtener un oro olímpico, record que solo demoró días. Pero al finalizar la cita terminaría como muchos lo llaman el mejor atleta de la historia con 23 medallas de oro, tres de plata y dos de bronce en Juegos Olímpicos.

 

Dirán que Bolt tiene ventaja sobre los demás porque corre los 100 metros en 41 zancadas versus las 45 del resto de sus rivales. Cuando se dice que a la zancada 40 el cuerpo empieza resentir la fatiga muscular. O que Phelps tiene sus brazos más grandes que el resto de las personas proporcionalmente a su cuerpo, que no produce tanto acido láctico o que tiene sus piernas cortas y lo hacen aerodinámico.

 

Al final todas estas son teorías que finalizan con dos leyendas vivientes que llevaron el deporte a márgenes inhumanos e inalcanzables.

 

Pasarán siglos hablando del rayo jamaiquino y el tiburón de Baltimore como dioses que pasaron por la tierra para deslumbrarnos.

Por: diego Castillo