Paliza a los Warriors

Los Warriors están contra las cuerdas tras las paliza sufrida en el tercer partido de la final del Oeste. Durante muchos minutos de la pasada madrugada, los actuales campeones recibieron de su propia medicina siendo zarandeados con extrema dureza por los Thunder. Son muchos los datos grandilocuentes que nos dejó este tercer envite: el -43 cosechado por Golden State en los casi 32 minutos que Draymond Green estuvo sobre el parqué, el +30 logrado en 12 minutos por el small ball ‘thunder’ (Westbrook, Roverson, Waiters, Durant e Ibaka) que Billy Donovan dispuso para romper el encuentro, el -22 en 7 minutos del quinteto de la muerte (Curry, Thompson, Barnes, Iguodala y Green) de los de Oakland… Podríamos seguir así y centrarnos en que los 117 puntos que Oklahoma City sumaba al tercer cuarto es la tercera cifra más alta jamás alcanzada en Playoffs tras los 124 de los Bucks en 1970 y los 120 de los Mavericks en 1987 (la mejor marca en 29 años). Pero la idea seguiría siendo la misma: el brutal baño dado por los Thunder al equipo que acaba de firmar el mejor balance de siempre en Temporada Regular: 73-9.

 

No obstante, más allá de seguir confiando en un grupo que pase lo que pase forma ya parte de la historia del baloncesto, hay un precedente que sonríe a los Warriors. Desde la fusión de la NBA con la ABA (verano de 1976), la derrota por 28 puntos de diferencia sufrida por los de Steve Kerr pasa a ser una de las cinco encajadas por equipos que ganaron al menos 65 partidos en Regular Season y que en esos mismos Playoffs perdieron algún partido por una diferencia de más de 25 tantos (según el servicio de información y estadísticas de ESPN). No sabemos el desenlace que nos deparará la batalla por el título en este 2016, pero en los otros cuatro casos previos, dichas víctimas acabaron recuperándose para finalmente hacerse con el anillo. Estos son los casos:

 

Miami Heat (2013)

Los Heat de LeBron James, Dwyane Wade, Chris Bosh y Ray Allen consiguieron el back to back en 2013 pese a sufrir un bofetazo en el tercer partido de las Finales. Con 1-1 en el global, la eliminatoria se desplazó a San Antonio. Allí, en el AT&T Center los triples de Danny Green y Gary Neal (13/19 entre ambos) destartalaron la defensa de los de Florida hasta poner en el marcador el 113-77 final. Un +36 que no impidió la reacción en el partido siguiente de los de Spoelstra con LeBron y Wade combinándose para aportar un total de 65 tantos y poner el 2-2 en una serie que llegó al séptimo partido gracias a aquel icónico triple desde la esquina de Ray Allen en los últimos segundos del sexto.

 

Los Angeles Lakers (2000)

Aquellos Lakers de Shaquille, Kobe y Phil Jackson encajaron dos duros golpes camino del que fue la primera corona del threepeat con el que inauguraron el milenio. En la final del Oeste, con un 1-0 favorable y ante el calor de su equipo, fueron vapuleados tras el descanso con un demoledor parcial de 8-28 en el tercer cuarto. Rasheed Wallace, Scottie Pippen y Steve Smith lideraron el 77-106 (+29) del segundo asalto de una serie que los de púrpura y oro acabaron anotándose en Game 7.

 

Ya en las Finales, los Pacers de Reggie Miller, Jalen Rose y cía se conjuraron para evitar que celebraran el título en Indianápolis. El 64-45 con el que se llegó al intermedio en aquella cita desencadenó en el 120-87 final (+33) que forzó el sexto encuentro. Con la eliminatoria de regreso en Los Ángeles, los de Phil Jackson no desaprovecharon su segundo match ball con un demoledor Shaquille (41 puntos, 12 rebotes y 4 tapones).

 

Chicago Bulls (1992)

Meses antes de que el Dream Team deslumbrara al mundo en los Juegos de Barcelona, los Bulls de Jordan conquistaron el segundo de los 6 anillos que cosecharon en la década de los 90. En la consecución de este segundo entorchado, se cruzaron en la final del Este a unos Cavaliers que vivieron aquel año su última temporada en la élite hasta la irrupción de LeBron James. En el mítico Chicago Stadium y con un 1-0 favorable, Brad Daugherty y Mark Price sacaron tajada de la mala noche en el lanzamiento de Jordan y Pippen (11/36 entre ambos) para poner el empate a 1 con un sonado 81-107. Un -26, y ante su afición, que no le gustó nada al ’23’. En el siguiente partido, ya en Cleveland, ‘Air’ firmó 36 tantos, 6 rebotes y 9 asistencias. Un puñetazo encima de la mesa camino de su segundo anillo

 

El precedente de 2015

Aunque no sufrieron un varapalo tan severo como el de esta última madrugada, camino de su primer anillo en 40 años, los Warriors ya tuvieron que remontar un par de 2-1 en contra en 2015. En las semifinales del Oeste ante los Grizzlies, Steve Kerr recurrió a un giro táctico fundamental en el cuarto partido en Memphis poniendo a Bogut como defensor de un Tony Allen incapaz de anotar desde fuera. Golden State acabó superando la eliminatoria por 4-2. Ya en las Finales, un titánico LeBron James nos hizo dudar pese a las bajas por lesión de Love e Irving firmando el 2-1 en el tercer duelo de las Finales. Pero los californianos no se pusieron nerviosos e Iguodala irrumpió como el perfecto anti-LeBron (agotado este último) para acabar descorchando las botellas de champán en el sexto duelo: 4-2.

 

Fuente: As.com